sábado, 28 de diciembre de 2013

Frascos flotantes (DIY)

Cómo aprovechar las repisas también por abajo


Antes de que me digan que ya nunca posteo, ya lo sé. En estos meses por fin logré cambiarme de casa, mi nuevo depa me gusta mucho, sobre todo porque tiene cocina, yei! Mi papá me ayudó a cambiar los muebles y poco a poco he ido llenando los espacios, aunque todavía me falta mucho.

Mi casera es Alba, la suegra de mi hermana, y desde que me enseñó el depa me presumió este mueble muy padre que tiene la cocina, en el que "iba a poder guardar todas mis especias". No contaba con la astucia de mi amigo Marck, que me trae especias de todo el planeta y así pos no me cabe. 

Sé lo que piensan de mi póster, me lo regaló el Dee :D


Así que ahora que estoy en plena organización postnavideña porque me regalaron un montón de cosas para la cocina, decidí usar también el espacio abajo del famoso mueble, cómo no. Se trata solamente de clavar tapas de frascos abajo para luego enroscarlos ahí.

Primero abre el hoyo en la tapa con el clavo, porque clavar de cabeza es incómodo y los primeros golpes sólo estarán abriendo la tapa. Yo le puse dos porque mis frascos son de boca muy ancha.


No claves las tapas a lo loco como yo, fíjate dejar espacio para que los frascos no peguen entre sí o con la pared y para poder desenroscarlos fácilmente. Por ahora puse sólo cinco pero confío en que Marck me haga poner más pronto :D

¡Tarán!


Mis frascos son fancy porque los compré para el regalo de Navidad de Pau y para hacer mermeladas, pero pueden usar los que les sobren de salsas o de comida para bebés. También funciona bien en el escritorio para guardar material para manualidades, o en el cuarto o baño para pasadores, cotonetes, algodón... 

Yei! soy feliz :D


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Pregunta, critica, opina... todo menos hacerme sentir que hablo sola. ¡Hey! zaz, creo que sí hablo sola...